Para no pasar frio en invierno lo más importante es que la casa esté bien aislada, de este modo no pierde el calor que genera la calefacción ni permite que entre el frio del exterior, para ello:
Ventanas con dobles cristales y carpintería con rotura de puente térmico para evitar filtraciones, si son de madera perfecto y si uno de los cristales es de baja emisividad impide que la energía (sea frio o calor) generada en el interior se “escape” al exterior, mucho mejor. Una alternativa más económica es aplicar una película aislante a cada cristal y pagarás mucho menos por un resultado parecido.
Si estás en unos bajos es importante que el suelo esté bien aislado y si estás en un ático es básico que la cubierta también lo esté, recuerda que el aire caliente siempre sube y sin un buen aislamiento va desapareciendo.
Las paredes de las fachadas deben estar bien aisladas, sobre todo las que están orientadas a norte, las más frías. Existen distintas maneras, una muy sencilla es aprovechar las cámaras de aire rellenándolas de material, por ejemplo de celulosa.

Aprovecha las horas de sol durante el día, es gratis y te calentará en invierno las zonas de la casa más soleadas, donde se acostumbra a estar mejor.

Revisa cada año el calentador y los radiadores, tanto por seguridad como para que funcionen con la máxima eficacia. Estos últimos hay que purgarlos para eliminar el aire, es sencillo y muy útil. Evita poner muebles delante de ellos y si crees que las paredes nos aíslan bien, puedes colocar detrás de los radiadores papel de aluminio.

Si tienes que comprarte un calentador nuevo, los de condensación de gas son más eficientes y puedes llegar a consumir un treinta por ciento menos de energía que su predecesor.

Utiliza un temporizador, es una gran inversión, así puedes programar los horarios que quieras y si vives en una casa grande puedes sectorizarla, es decir, separarla climáticamente par que programar horarios de independientes, piensa por ejemplo en una casa con dos plantas, en la planta baja estás todo el día y en la primera planta sólo la usáis cuando vais a dormir, programa la puesta en marcha de los radiadores de aquella zona una hora antes y será más que suficiente.

A parte de crear un ambiente acogedor, las cortinas y los estores pueden ser casi tan eficaces como el doble o triple cristal para mantener el calor en casa, sobre todo si tienen un revestimiento térmico bien grueso. Para mantener calientes las habitaciones en invierno, cierra las cortinas y las persianas justo antes del anochecer y ábrelas por la mañana para que de día entre el calor.

Aisla las cajas de las persianas, por ellas se puede ir parte del calor que generas y entrar parte del frio exterior y cualquier otro puente térmico de la casa. ( si quieres más detalles aqui podrás encontrarlos).

Feliz invierno!