La primavera nos trae cambios de temperatura, ya podemos olvidar el frío del invierno, la calefacción, las estufas, la chimenea… y en poco tiempo llega el verano, ¿de que manera puedo climatizar mi casa en primavera y en verano? Empecemos por la primavera, en esta estación con climas templados es la época perfecta, la temperatura exterior es muy buena, de modo que sólo abriendo y cerrando ventanas, usando toldos, persianas, mallorquinas, cortinas o screens debería ser suficiente. Los que tengáis terrazas o jardines, aprovechad estos meses, son los mejores. Un consejo, en esta época del año si no tenéis alergias podéis ventilar cada día unas horas la casa, ayudará a sacar el aire estancado de los meses de invierno y que fluya energía por todos los rincones. Verano. Ahora sí que se pone a prueba nuestra vivienda.

Empecemos por los aislamientos térmicos en paredes, techos, puertas y ventanas, si son buenos pueden reducir el consumo de energía más de un 50%, de hecho es la técnica que se ha seguido centenares de años y que por ejemplo podemos seguir viendo en las casas antiguas como las

masias

, el grosor de las paredes podía ser de entre 50cm y 1 metro, en invierno aisla del frio y en verano del calor, un dia caluroso es la sensación que tienes al entrar en una de estas casas, de fresquito que hay dentro.

La orientación es importante, en verano debemos
protegernos del sol, su águlo de incidencia es mucho más alto que en invierno de modo que los toldos y los voladizos son de gran utilidad, si tienes toldo mejor, durante las horas de sol que esté extendido y luego ya lo puedes cerrar y dejas pasar la brisa… si la hay. Lo mismo pasa con el resto de medio que nos protegen del sol: persianas, mallorquinas, screens… que funcione las horas de sol que que se recojan después.
La ventilación es mágica en esta época, si puedes conseguir tener ventilación cruzada en tu vivienda, conseguirás bajas la temperatura real y también la percibida, simplemente si el aire interior está en circulación la sensación es de haber disminuido la temperatura 2 o 3º. Ventilación cruzada es tener ventanas abiertas en puntos opuesto de la casa para que el aire fresco circule circule por las habitaciones, se trata de conectar la parte más fria y la más cálida de la casa.

Un ventilador, de techo preferentemente nos dará una buena confortabilidad y puede ser suficiente.
En la mayoria de los casos habremos mejorado considerablemente la temperatura interior con estas soluciones sencillas pero si no es suficiente, podemos optar por el aire acondicionado, la verdad es que nosotros lo aconsejamos en pocas ocasiones porque es caro (instalación, mantenimiento y sobre todo consumo), puede no ser sano (si la temperatura es demasiado baja o no se hace el mantenimiento de las unidades) y es malo para el medio ambiente ya que emite dióxido de carbono, pero si no queda más remedio aquí tienes unos consejos:
- En verano tener una temperatura de 26º nos ofrece buena confortabilidad y no consume un exceso de energía.
- El uso de termostatos nos permite reducir notablemente el consumo.
- Las unidades de aire acondicionado se aconsejable que estén instaladas en lugares más bien fríos y que tengan una buena circulación de aire.
- Es importante que tengas clasificación energética A.
- También el índice de Eficiencia Energética en Refrigeración o EER, es importante, cuanto más alto es, mejor: para un sistema compacto (evaporador y condensador en la misma carcasa) la mayor eficiencia estaría alrededor de EER superiores a 3.0. Los sistemas pingüino (compacto transportable) los más eficientes tienen valores EER superiores a 2.6. os sistemas partidos (split) pueden ofrecer la máxima eficiencia a partir de EER superiores a 3,2.
- Al encender el aire acondicionado gradúalo a una temperatura normal, no por ser más baja vas a enfriar más rápidamente pero el gasto sí será mayor.