El pasado 20 de septiembre de 2013 el gobierno aprobó la tramitación del Anteproyecto de la Nueva Ley del Sector Eléctrico.

¿En qué consiste?
Supone crear un nuevo impuesto, el “Peaje de Respaldo” que deberán pagar los autoproductores de energía solar para consumir… la energía solar que ellos generen. Es decir si yo tengo instaladas, por ejemplo placas solares en mi casa por la energía que generan tendré que pagar un 27% más en concepto de peaje que si compro esa energía a las grandes compañías eléctricas. El mundo al revés.
La factura de la luz cambia, ahora la parte fija sube y la variable baja de ese modo quien quiera ahorrar lo tendrá más difícil, ¿increible verdad?
Hay una excepción al peaje de respaldo: las instalaciones de cogeneración. Claro que este tipo de instalaciones necesitan gas natural para producir energía, que se debe comprar a las grandes empresas energéticas.

Consecuencias
Con el autoconsumo a través de instalaciones fotovoltaicas (los paneles solares), pequeña y mediana eólica y otras tecnologías obtendremos una energía más cara que ahora y por ello las inversiones realizadas tendrán unos períodos de amortización mucho más largos y pasarán de los 5,7 años a los 17 según la Asociación para el ahorro y la eficiencia energética (ANAE).

Beneficios de las renovables
Son varios los beneficios tanto económicos como medio ambientales:
- el coste para los productores de energía el consumo de su propia energía es más económico que la comprada a las compañías, menos en España.
- Favorece la economía local ya que canaliza el ahorro privado hacia la inversión local.
- La energía que se consume en el lugar que se genera es más eficiente ya que no tiene pérdidas por transporte.
- Disminuye las emisiones de CO2.
- Disminuye el consumo de combustibles fósiles.
- No supone un coste para el sistema eléctrico.
- En situación de oligopolio (pocas empresas dominan la oferta del mercado) mejora la oferta del mercado.
- Para un país como España, generar energía propia es fundamental ya que en la misma proporción disminuye la dependencia exterior de la energía. En términos económicos es estratégico. ¿Recuerdan qué pasa cuando aumenta el precio del petróleo?

La “justificación”
Es muy buena, no se la pierdan, ¿Qué pasaría si un gran número de usuarios produce su propia energía? Que las grandes compañías eléctricas venderían menos. ¿Qué pasaría si un gran número de usuarios que produce su propia energía decide no consumir entonces su propia energía? La pregunta es sorprendente pero es la base para que el Ministerio afirme que en ese caso las grandes compañías deben disponer de una capacidad eléctrica de soporte. Genial, ¿conoce algún impuesto para bienes de primera necesidad que grave algo que no consumimos? Si un consumidor genera energía y la consume, no utiliza la red eléctrica y no debe pagar por ella ni tampoco debe pagar ningún impuesto por un bien o servicio que no utiliza.

Reacciones
Ha habido muchas voces disconformes con esta ley. La CNE (Comisión Nacional de la Energía) solicita que el peaje de respaldo sea eliminado por ser discriminatorio y por hacer inviables los proyectos debido a la incertidumbre que se genera. Es injusto que el peaje de respaldo se aplique a la energía autoconsumida instantáneamente, sin utilizar ninguna infraestructura eléctrica
La CNC (Comisión Nacional de la Competencia) considera en su informe no vinculante que el peaje de respaldo, es discriminatorio y arbitrario.
Bruselas, algunas comunidades autónomas, todo el sector de las energías renovables y por supuesto todos los productores y consumidores de energías renovables están también en contra de esta ley.
También la prensa internacional ha criticado abiertamente este “invento español”. Numerosos medios de comunicación de otros países se han hecho eco de esta barbaridad y lo han publicado en sus periódicos, como la cadena americana de noticias Bloomberg (“España penaliza a los autoproductores de energía“), la revista norteamericana Forbes (“Agotadas las ideas, España pone un impuesto al Sol“) o el periódico finlandés Helsingin Sanomat (“Debido al exceso de deuda, España le pone un impuesto al Sol“). Es algo que no existe en ninguna parte del mundo, a pesar de que el autoconsumo con balance neto está regulado en infinidad de países.

¿Qué hace el resto de Europa?
La Comisión Europea ha criticado también esta ley como antes indicaba, por hacer inviable el autoconsumo. Contrariamente a lo que se legisla en España , las directivas y políticas energéticas de la Unión Europea van encaminadas a favorecer el autoconsumo como una manera de reducir la dependencia energética y reducir los altos costes energéticos.
El nuevo decreto grava con un peaje el autoconsumo eléctrico. En la Unión Europa, en cambio, la mayoría de los países optan por lo contrario, es decir, por bonificar a quien quiera invertir en generar energía renovable y limpia.