Logo Bioclimateam reformas ecológicas integrales
Contacto
Logo Bioclimateam reformas ecológicas integrales negro
Contacto
Logo Bioclimateam reformas ecológicas integrales
Contacto

En el día de la Educación Ambiental recuperamos este TED Talk de Ellen Macarthur (con subtítulos en castellano), un increíble ejemplo de cómo comunicar al gran público el concepto y la importancia de la economía circular. Es un relato lleno de épica que convence y educa en la necesidad de realizar cambios importantes en la forma de gestionar los recursos.

En su aventura navegando alrededor del mundo, Ellen descubre "lo finito" (sólo puedes contar con lo que te llevas en el barco) y lo aplica a un enfoque radicalmente nuevo en los sistemas económicos: pasar de un sistema lineal (comprar, usar, tirar) a un sistema circular en el que todo vuelve, se reutiliza y se recicla.

Porque, en definitiva, nuestro mundo es como un barco en el que todo es finito y la forma de gastar los recursos hoy impactará en el mañana.

Ellen nos cuenta en este Ted Talk su apasionante aventura navegando alrededor del mundo y el descubrimiento de lo finito, la base de la economía circular

Las humedades no son sólo un problema estético, también pueden ser perjudiciales para la salud y el bienestar. Por ello, la solución nunca es taparlas y camuflarlas a medida que van saliendo, sino resolver el problema a largo plazo y asegurar que puedan canalizarse hacia el exterior.

En este video (2,5) minutos te contamos cómo hemos resuelto un problema persistente de humedades durante la reforma ecológica de una vivienda antigua, aportando diversas soluciones en función de la causa que se ha detectado en cada zona.

Si deseas acceder al proyecto global de esta reforma ecológica de una casa de pueblo con mucho encanto entra aquí

Pasamos más horas que nunca en el interior y por ello es importante cuidar nuestros espacios para mejorar el confort y bienestar. Te proponemos 4 acciones que puedes hacer para que el tiempo que paséis tú y tu familia en casa sea más saludable en todos los sentidos.

La luz natural y la iluminación

La luz es un regulador de nuestros ritmos vitales: actividad de día y descanso de noche, con momentos de transición.

Así, durante el día es importante potenciar todas las fuentes naturales de luz (o en su caso contar con el refuerzo de luz artificial en tonos fríos y azules) y de noche en cambio debemos potenciar la oscuridad para descansar y la luz cálida para ir bajando el nivel de actividad. Cuantas más horas pasamos en casa más importante es entender cómo la luz nos puede ayudar a diferenciar estas franjas y ajustar los horarios y las actividades para mantenernos en buen estado físico y mental.

Cuidar la zona de descanso

El organismo se regenera celularmente durante el sueño, es por eso que el cuidado del dormitorio resulta primordial.

De manera muy inmediata, podemos asegurar que los tejidos son naturales, que los teléfonos móviles y ordenadores quedan fuera de la habitación y que, en caso de que el wifi esté dentro, lo tenemos totalmente apagado durante la noche.

Con un poco más de tiempo, habría que pintar las paredes con pinturas ecológicas no tóxicas y hacer un estudio para medir posibles impactos de radiaciones. Un estudio de radiaciones por parte de un profesional se puede hacer en pocas horas, y el aislamiento protector en muy pocos días, siendo una de las mejores inversiones que se pueden hacer por nuestra salud a corto y a largo plazo.

Ajustar una buena temperatura.

El exceso de frío o de calor no resulta confortable, y puede generar la proliferación de algunas afecciones respiratorias o cardiovasculares.

En invierno se recomienda una temperatura de día entorno a los 21º y de noche entre 15º y 18º. Des de un punto de vista de sostenbilidad, se recomienda asimismo disponer de un correcto aislamiento térmico, que ahorra energía, evita los cambios bruscos de temperatura y ayuda a tener un entorno más tranquilo y silencioso.

Potenciar la ventilación

¿Quien no ha oído hablar últimamente de la ventilación?   Siempre ha sido una buena fórmula para regenerar el aire interior y resulta especialmente eficaz la ventilación cruzada, abriendo ventanas o puertas en puntos opuestos de la casa. Un beneficio adicional es que la circulación de aire fresco aporta una agradable sensación de bienestar, sobretodo en verano.

En la actual situación se recomienda ventilar todas las estancias de la casa, sobretodo aquellas en las que se concentren más personas, un mínimo de 10 minutos tres o cuatro veces al día para asegurar una correcta renovación del aire.

Si en nuestra vivienda no podemos aprovechar este recurso natural existen tecnologías que permiten regenerar el aire y algunas aportan protección extra contra elementos patógenos.

Si tienes una antena de telefonía cerca de casa, algo cada día más habitual, lo más es importante es que le pidas a un especialista que mida la radiación para valorar si es nociva o no.

Mediante un escaner de radiofrecuencias se puede realizar esta medición y como decía es importante porque por ejemplo en un edificio a 30 metros de la antena, en el séptimo piso la medición nos puede dar 50 mW/m2 (1), en el tercer piso haber bajado a 3 mW/m2 y a pie de calle que sólo sea de 0,4 mW/m2.

Por tanto, como siempre decimos en situaciones que nos pueden causar inquietud, si vemos una antena de telefonía cerca de casa no nos pongamos nerviosos pero actuemos.

Bien, supongamos que la medición nos da un valor alto, sobre todo si está hecha en los dormitorios o en zonas en las que pasemos muchas hora. ¿Qué podemos hacer? Podemos colocar un apantallado electromagnético de las radiaciones, es decir, una protección a la radiación que nos vienen del exterior.

Si son puertas o ventanas podemos colocar cortinas especiales que podrían reducirla hasta un 90%. Si hablamos de paredes tenemos desde pinturas especiales hasta materiales que reducen de forma drástica la radiación, depende de cada caso y de la intensidad de la misma.

Pasemos al siguiente paso si ya estamos protegidos. Puede aparecer otro problema, pero de fácil solución: la pérdida de cobertura móvil de la vivienda o del edificio. Podemos optar por sistemas de cable o ethernet; estos sistemas son más rápidos y seguros y no tienen riesgos para la salud. Si no podemos renunciar a la conexión por línea móbil, podemos habilitar alguna zona de la vivienda sin apantallado evitando que sea en zonas donde pasamos muchas horas relajados o descansando.

Para terminar aquí veréis los factores que se deben tener en cuenta al analizar la afectación de las antenas sobre la salud:

1. Factor técnico. Tiene que ver directamente con la potencia y la frecuencia de la antena, el más previsible.

2. Factor espacial. Es decir, dónde está colocada la antena, altura, distancia y ángulo, por ejemplo un antena que esté cerca pero muy alta puede irradiarnos menos que otra más lejana pero que esté a nuestra altura.

3. Factor arquitectónico. ¿Qué tenemos entre la antena y nosotros? Por ejemplo un muro de carga de 30cm de espesor disminuye la señal casi un 50% mientras que una ventana permite el paso del 100% de radiación.

4. Factor temporal. Dos variables influyen: el tiempo de exposición y su intensidad, por ejemplo una exposición breve de gran intensidad (teléfono móvil) puede tener el mismo efecto nocivo que la exposición continuada a una fuente de poca intensidad.

5. Factor personal. Cada persona es un mundo y estos campos electromagnéticos nos afectan de forma diferente pero atención a colectivos con mayor riesgo como los niños, adolescentes, ancianos, enfermos o embarazadas.

6. Factor sinérgico. Es decir, que otras situaciones pueden coincidir para aumentar el efecto negativo de la antena sobre la salud, por ejemplo otros campos electromagnéticos, el uso de determinados medicamentos, estrés, polución química, radioactividad...

Un último punto: tenemos una reglamentación jurídica que nos protege en caso de que las compañías telefónicas la incumplan y existen abogados especializados en medio ambiente y en regulación urbanística que pueden defender nuestro derecho.

(1) Densidad de potencia en vatios por metro cuadrado (W/m2) o para campos débiles en milivatios por metro cuadrado (mW/m2)

Las energías renovables son una alternativa para aquellas comunidades de vecinos o particulares que quieren ahorrar energía, y por consiguiente, disminuir el importe de su factura eléctrica, cuya media entre los consumidores está entre 800 y 1.200 euros al año. En este artículo te contamos qué energías renovables puedes implantar en tu vivienda y empezar a ahorrar.

Encuentra una tarifa que se sirva de energías renovables

Si quieres ahorrar en tu factura de la luz deberás tomar una serie de medidas que empiezan por la misma factura, ella es el punto de partida. ¿Hace cuánto tiempo tienes esa tarifa? ¿Crees que pagas un precio justo por tu consumo? No está de más echarle un ojo a las ofertas actuales del mercado con un comparador de tarifas de luz para hacernos una idea de qué precios del kWh se manejan en estos momentos. Además, si tu idea es implantar algún sistema de energías renovables en tu hogar y comunidad significa que estás comprometido con el cuidado del medioambiente y que quieres reducir tu consumo de luz y gas. Por esta razón, a la hora de decidir qué tarifa de luz contratar no solo deberías fijarte en los precios sino en su procedencia, si viene de combustibles fósiles o de fuentes naturales.

Ante cualquier tipo de duda o de solicitud de información lo mejor es ponerse en contacto con la comercializadora que queramos, pero es importante verificar si trabaja en nuestra zona puesto que no están las mismas compañías en Barcelona que en pueblo del interior de España. Todas estas empresas ofrecen teléfonos gratuitos o se puede acudir a las oficinas si las tienen. Para la atención de algunos puntos de información es necesario pedir cita previa, tenlo en cuenta antes de desplazarte hasta este lugar.

¿Qué podemos hacer en nuestra vivienda?

Según la Asociación de Empresa de Energías Renovables, la gran mayoría de la energía primaria que se utiliza en nuestro país proviene de combustibles fósiles que contaminan gravemente nuestro planeta. Por ello, aquí tres soluciones relacionadas con las energías renovables que se pueden hacer en el hogar.

1. Solar fotovoltaica. Instalar paneles fotovoltaicos es la opción que más demanda genera entre quienes se quieren sumar al autoconsumo. Generar electricidad gracias a la luz solar puede resultar muy rentable y sirve para independizarse de la red eléctrica. Además, si generas electricidad en exceso puedes obtener una recompensa por donarla a la red.

2. Solar térmica. Una alternativa para los que deseen utilizar el calor del sol para calentar el agua o para la calefacción. Son unos captadores oscuros planos o de tubos que se encuentran en los tejados.

3. Minieólica. Al igual que vemos los molinos en los grandes campos, estos sistemas se adaptan al uso doméstico reduciendo su tamaño. Estos pequeños molinos generan electricidad y funcionan igual que los paneles solares, pero su fuente es el viento, por lo tanto funcionan en zonas que registran un mínimo de viento.

Si quieres conocer más acerca del impacto de las energías renovables en los hogares no te pierdas este informe de Greenpeace.

La energía está presente de manera muy importante en los edificios. Cuando pensamos en nuestra vivienda, la energía es un punto muy importante a considerar. Los edificios más eficientes también proporcionan un mayor confort y son uno de los pilares de un nuevo modelo energético que debe ser limpio, distribuido y con los ciudadanos en el centro.

Para reducir el consumo de energía, es importante los siguientes conceptos:

Fuente ICAEN

2010 - 2020 Bioclimateam. 
leafScroll Up